10 Datos curiosos sobre Juan Wesley






Su Origen

Juan nació en el hogar de un pastor en Inglaterra el 17 de junio de 1703, el decimoquinto de los diecinueve hijos de Samuel y Susana Wesley. Igual a su padre, su abuelo y bisabuelo también fueron ministros del evangelio. 10 de sus hermanos murieron de forma prematura.

Un Tizón arrancado del fuego

Cerca de la medianoche del 24 de agosto, 1709, cuando todavía no tenía seis años de edad, Juan Wesley fue salvado dramáticamente de su hogar en llamas. A partir de entonces Susana se refería a él como “un tizón arrancado del fuego”, y veía en aquel incidente una indicación de que Dios tenía planes para su hijo.

Su Alcance Evangelistico

En general, a la gente fuera de las iglesias les encantaba escucharle. En nueve meses predicó por lo menos quinientos sermones, y solo seis de ellos en iglesias.

Predicó a Una Nación de Extremo a Extremo

Anduvo montado en caballo más de 410,000 kilómetros y probablemente conocía Inglaterra mejor que cualquier otra persona de ese siglo. La lista de ciudades y aldeas que Wesley visitó es tan larga que sería más fácil contar los lugares que no visitó que las que visitó.

Su… ¿Oficina?

Es notable que Juan Wesley siguiera viajando en caballo hasta los 70 años, recorriendo entre 6,000 y 8,000 kilómetros al año y hasta 130 kilómetros en un día. Se dice que Wesley pasó más tiempo montado en caballo que cualquier otro hombre, incluso que Napoleón y que César.

Para Wesley la silla de montar se hizo una silla de biblioteca. En marzo de 1770, Wesley escribió:

Hace casi 30 años, me puse a pensar, ¿Cómo es que ningún caballo se tropieza mientras estoy leyendo?

Sólo en los últimos años de su vida dejó el caballo para andar en carruaje.

Su Auditorio

Se cree que Juan Wesley predicó más de 40,000 veces y que viajó más de 41,000 Km. como un ministro itinerante. Generalmente predicaba hasta cinco veces al día. Igualmente asombroso es el número de personas a quienes Wesley predicó.

El 21 de septiembre de 1773 predicó a unas 32,000 personas en un anfiteatro natural al aire libre. Aunque algunos señalan que fueron mucho menos, de igual forma el número es impresionante para la época.

Su innovadora Organización

Una de sus innovaciones más asombrosas fue su uso de los laicos para el ministerio. Historiadores de la iglesia han notado que lo que hizo Wesley era revolucionario. El movimiento Metodista creció bajo el liderazgo de sus predicadores laicos hasta que para cuando murió Wesley, la membrecía alcanzó 120,000.

Con un movimiento tan grande y el apoyo de tan pocos clérigos anglicanos, Wesley necesitaba desesperadamente obreros, y aconteció al entrenar un enorme ejército de obreros laicos. Capacitó a más de 600 predicadores laicos itinerantes.

Los predicadores locales no viajaban sino supervisaba en su respectiva aldea. En 1850, solamente 60 años después de la muerte de Wesley, había más de 20,000 predicadores locales. Además de estas dos categorías, había una tercera, la de los líderes de clase. Había aproximadamente un líder de clase para cada 10 metodistas. Algunos escritores creen que había hasta 25,000 personas que hacían este ministerio. Se le podría señalar a Wesley como uno de los primeros en usar el sistema de células para la edificación de los cristianos.

Estos elementos organizacionales únicos del metodismo lo capacitaron para sostener, alimentar, y mantener un gran movimiento.

Su Corte de Pelo

Otro dato quizás no tan conocido y un tanto curioso de Wesley es que; contrario a la costumbre de la época Wesley no usaba la acostumbrada peluca, si no que se dejaba el pelo largo.

Su Fracaso

El erudito metodista Albert Outler notó que los logros fenomenales de Wesley surgieron de la oscuridad y el fracaso. Observó que si Juan Wesley hubiera muerto antes de cumplir 36 años (el 17 de junio de 1739, doce meses después de la experiencia de Aldersgate), su nombre no habría merecido ni una nota al pie de la página en los libros de historia.

Su Último Sermón


Wesley predicó su último sermón a la edad de 87 años. Sus amigos tuvieron que ayudarlo a ponerse de pie en el púlpito. Días después, en su lecho de muerte, dijo, “Lo mejor de todo es que Dios está con nosotros.” El 2 de marzo de 1791 entró en la presencia de Dios.

#Mánager

Publicar un comentario

0 Comentarios