Síntomas de Monotonía Espiritual


´´Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio.´´ (Eze 44:23 RV 1960)

Antes de entrar de lleno en el tema que ves, me gustaría aclarar algunas cosas en torno a nuestra relación con Dios; y es que si piensas que tu relación con el Señor es una relación estática siento decirte que no.

A diferencia de todas las religiones, el seguir a Cristo demanda de una relación personal con su fundador, y esta relación como todas las demás relaciones no es estática.

Nuestra relación personal con Dios demanda un proceso de cómo diría el líder metodista Juan Wesley, entera santificación. Y es que entendemos que los cuerpos saludables crecen, razón por la cual debemos identificar los síntomas que impiden ese crecimiento.

Puntos Grises Gálatas 1:6-7

Cuando nuestra relación con Dios no está saludable siempre intentamos empujar hacia las áreas grises, en otras palabras en vez de distinguir entre lo santo y lo profano queremos “santificar lo profano”. Gustamos de justificarnos diciendo “no es tan malo” o “Dios sabe que solo es un poquito”.

La realidad es que seguir a Cristo es cuestión de negarse a si mismo e ir más en pos de dejar lo que no agrada a Dios. Al final se resume en dejar el pecado y tomar la santidad.

No Ejercitas Tu Espíritu 1timoteo 4:8

Otro síntoma peligroso de la monotonía espiritual es que dejamos de ejercitarnos en la fe, esto es cuando descuidamos prácticas espirituales tan esenciales como la oración, la lectura de la palabra o el congregarse.

Y en este último tema podemos caer presas de un pensamiento peligroso y es pensar que podemos servir a Dios a medias, pensamos que leer un versículo bíblico y olvidarlo al poco tiempo es estudiar las escrituras, cuando esto demanda una meditación más profunda y una impostergable aplicación de lo leído.

Podemos también creer que congregarse es; si me sobra tiempo ir a la iglesia, y la realidad es que congregarse no es tanto ir a la iglesia como ser la iglesia, es decir sumergirte en la visión del cuerpo de Cristo.

Y no menos importantes pero si igualmente relacionadas, 2 de las practicas más maltratadas son la oración y la adoración, es que si estás enfermo de monotonía espiritual, tu oración no es de calidad, y tu adoración si es que la hay no es genuina, pues nadie puede adorar efectivamente a un Dios que no conoce.

Evangelismo Marcos 16:15

Si conoces a Cristo y es inevitable que al ser desbordado por su Espíritu quieras anunciar a otros esta verdad, es una cualidad altamente ligado al evangelio de Cristo que al ser tocado por él tengas que compartirlo a otros.

Los Cristianos no somos agentes secretos, si no embajadores del Reino de Cristo.

Legalismo Mateo 15:3

El legalismo pretende pensar que yo merezco la salvación por mis obras y que los demás por no hacer las cosas como yo las hago están  condenados, la realidad es que el cuerpo de Cristo es diverso y Dios usa a cada parte de forma distinta, sin embargo el legalismo siempre se preocupa de lo periférico y lo no esencial, y es allí donde se diferencia de la fe genuina.

Los fariseos son el mejor ejemplo de este síntoma, conocían la ley y los profetas, pero no conocieran al Cristo a que apuntaba la ley y del cual hablaban los profetas. Muchos de nosotros conocemos normas y costumbres pero no a Cristo. Santidad sin Cristo es ritualismo vacio.

Hoy te invito a que si has identificado algunos de estos síntomas en ti, te fortalezcas en la fe y tomes este escrito como esquema para crecer en la fe de Cristo.

Si leíste y piensas que no te afecta ninguno de estos síntomas te insto a que vuelvas y leas pero dejando tu orgullo a un lado y dejando que el Espíritu Santo te transforme, pues todos necesitamos crecer.

La obra de Dios en ti y en mi es de permanente crecimiento y transformación hasta el día en que nos encontremos con  él.

´´Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;´´ (Flp 1:6 RV 1960)


#Mánager

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. muy acertado, me identifico con cada uno de los puntos o síntomas de la monotonía espiritual. Felicitaciones al autor

    ResponderEliminar